Vas a realizar una prueba psicométrica, tienes que leer esto

Muchas ocasiones al presentarnos a una entrevista de trabajo o realizar un examen para ingresar a una universidad encontramos pruebas que miden no sólo nuestro intelecto sino que también, aspectos de nuestra conducta y formas de interpretar el mundo. En ciertos momentos estamos más acostumbrados a cuidar solo el aspecto visual bajo la premisa de “cómo te ven te tratan” y descuidamos esa parte de nuestro ser que no se ve a simple vista, aquellas conductas que solo podemos observar a lo largo de un tiempo determinado conviviendo con las personas. Quizá tenemos un pensamiento equivocado de este tipo de pruebas o no conocemos lo relevante que puede llegar a ser contestar la pregunta – te gusta hablar mucho? – dentro de una prueba psicométrica. Descuidamos esta parte y se nos olvida que los pequeños detalles son los que más cuentan.

Vas a realizar una prueba psicométrica

Tal vez, muchas de las ocasiones perdemos oportunidades, no por no ser aptos intelectualmente, consideró que la razón es más sencilla y que con algunos consejos puedes corregir y lograr resultados deseados en próximas pruebas. Te preguntaras ¿Dónde surgieron?, ¿Con que propósito?. Las pruebas psicométricas tuvieron sus orígenes en Europa, durante el siglo XIX, ante el aumento de casos de retraso mental y al no tener un instrumento, un método que ayudara a medir las capacidades cognitivas de las personas iniciaron las primeras pruebas para medir la inteligencia de las personas. La psicometría se considera como parte fundamental de la psicología, es la encargada de diseñar y crear los instrumentos de medición de intelecto humano. Su significado se deriva del griego, por un lado “psico” que significa “mente” o “ser” y por otro esta “metria” que significa “medir”.

El primer punto es sencillo: preguntar e investigar. Muchas de las ocasiones el temor a preguntar o investigar y descubrir que no somos capaces de algo resulta un tanto traumatizante. Sin embargo, al conocer un poco encontraras áreas de tu persona que necesitas mejorar y que a final de cuentas te dará mejores resultados.

Segundo punto: Practicar, si seguiste el primer punto, lo que sigue es salir de la rutina, retomar aquellos días donde tomabas papel, libreta y comenzabas a redactar. Tienes que tener en cuenta que practicar para una prueba, volver a leer tus viejos libros de la escuela, te lleva a salir de tu zona de confort pero estarás a un paso más cerca de lograr tus objetivos.

Tercer punto.- Confía en ti. Muchas de las ocasiones no es la inteligencia, ni siquiera la aptitud, sino son los nervios, los que te traicionan, así que prueba con aquello que te relaje, escucha música, conversa con alguien, busca aquello que te pueda relajar.

Existen en internet un contenido de basto de apoyo para resolver este tipo de pruebas, te recomendamos investigar y visitar dichas páginas, te garantizamos que podrás encontrar toda la ayuda necesaria que pudieras solicitar, recuerda que el trabajo de tus sueños sea determinado a estas pruebas y depende de ti, obtener una buena calificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 3 2 ?